viernes, 21 de julio de 2017

¿Cambio o climático o calentamiento global?

No paro de oír hablar de records de temperaturas máximas. Parece que hay una obsesión generalizada con el calor y los picos, lenguas y olas de calor. No obstante, según datos que tiene la Universidad de Alicante la máxima conocida en España fue de 52 en la provincia de Córdoba en 1916. Ocurre que ese dato no está homologado por la AEMET, por eso no se cita. Pero parece que es fiable. Doy todo el crédito a los registros del Laboratorio del Clima de la Universidad de Alicante. Y a su director, Jorge Olcina.
Todos hemos aprendido en la escuela que en el Mediterráneo los veranos son secos, muy calurosos. La submeseta sur también es muy calurosa. Que Córdoba y Sevilla alcancen durante la canícula los 38 o 40 grados es lo normal. En Caudete, los veranos normales son como los de esta última semana; entre 32, 33, 35,31...  Es verdad que la frecuencia de olas de calor en las últimas dos décadas se ha incrementado. Pero me parece una exageración atribuirla al “cambio climático”. Hay que hablar de calentamiento. Eso sí. Y la percepción del fenómeno se acentúa entre los que ya vivimos la década de los 70 la cual, según los registros de la AEMET, fue en general más fría de lo normal.
Hay otros datos rigurosos y estudios que demuestran que el planeta está más caliente desde finales de la década de los 80. Puede, y seguro que es así,  que haya una alta incidencia de la acción humana en este fenómeno pero eso no equivale a un cambio climático. El clima en las diferentes regiones del planeta ha cambiado a lo largo de los millones y millones de años de existencia. Ha habido periodos polares, tropicales, templados, desérticos. El clima ha cambiado de forma natural y lo volverá a hacer. Y será un proceso completamente natural e inevitable. ¿Se convertirá la Península en un manto de hielo? ¿Será un tapiz de arena polvorienta? Nos atemoriza porque el humano es el único ser sobre la Tierra que es consciente de su muerte. Sabemos que en ambas situaciones extremas no podríamos sobrevivir.  Cuando oigo hablar, sobre todo a los políticos, de “lucha contra el cambio climático” no puedo más que sonreír. Contra eso no se puede luchar, amigo. Es imposible. Sí se puede frenar un calentamiento provocado por nosotros mismos con nuestros coches, calefacciones, aires acondicionados y nuestro exageradamente consumista modo de vida. La contaminación y las emisiones de gases nocivos pueden y debe disminuir, pero no veo demasiada voluntad. A parte de los gobiernos y las industrias energéticas, ¿estamos también nosotros dispuestos a renunciar a todos los lujos de los que gozamos hoy en día? ¿Qué lujos? Bueno, mirad en casa y a vuestro alrededor. Hoy en el supermercado hay más plástico y cartón que productos comestibles. Eso también contamina. Pensadlo.
Al final, el clima cambiará, sí. ¿Hacia dónde? No se sabe.

jueves, 20 de julio de 2017

La Guerra Civil en color; excepcional documental

Absolutamente imprescindible:
http://www.dmax.marca.com/series/otros/espana-dividida-la-guerra-civil-en-color/episodios-completos/

Vi el documental y me pareció excepcional. Contado sin pasión. Ya hacía falta. Y, además, el color lo hace más cercano, más real. 

lunes, 17 de julio de 2017

Penosas pérdidas en el mundo del cine.

El cine ha perdido a dos grandes, cada uno en su género. Martin Landau, gran actor con excelentes interpretaciones en muchas películas y en series de televisión, salvo la infame "Espacio-1999".
También ha muerto George A. Romero, "padre" del género zombi con "la noche de los muertos de los muertos vivientes" (1968). A finales del los 70 triunfó en los círculos de amantes de la serie B otra película mucho más explícita. "Zombi", auténtico desparrame de sangre y tripas con unos efectos especiales muy bien hechos, la verdad. Recuerdo que en el cine tuvo la clasificación "S". Exclusivamente para mayores de 18 años y con la advertencia "su contenido puede herir la sensibilidad del espectador". Sí, te da buenos sustos, pero sabes que es ficción.
Ahora, todos los días los informativos de las teles sacan sangre y muertos. Eso sí es verdad y nadie lo censura.
Y sí, también me gustan las pelis de zombis. Qué le voy a hacer; soy un friky.

George A. Romero y uno de "sus" zombis". Foto: cinemania.es

sábado, 15 de julio de 2017

Mentirosos

Temperatura hoy a las 13 horas y máxima de esta semana.
Así, más o menos de calientes están los ánimos entre los festeros caudetanos según lo que he podido captar. Entra en vigor una nueva normativa muy restrictiva y que supone más obstáculos a la hora de mantener nuestros actos de tiros. A la mayoría de poblaciones que celebran Moros y Cristianos, la norma les ha hecho padres; utilizan la pólvora sólo para sus actos de guerrillas o batallas. Así que con sus dos kilos por persona tienen para cubrir sus necesidades. Aquí, ya sabemos lo que nos toca. Pero en esto como en otras muchas cosas hay un soberano ejercicio de hipocresía. ¿Algún incauto se imagina qué pasaría si se impusieran severas restricciones de seguridad en los sanfermines de Pamplona? ¿Qué diría Elche con su “noche de las carretillas? Y no toques los “bous al carrer” en muchos pueblos de la Comunidad Valenciana. En estas últimas fiestas hay heridos y muertos. Pero siguen. Con las armas de avancarga, ¿cuántos siniestros hay al cabo del año? ¿Me lo puede decir alguien? ¿Hay algún seguro que cubra a los que reciben cornadas? ¿O paga la Sanidad Pública, es decir, todos? ¡¡¡Hipócritas!!! ¿Qué temen, que fabriquemos bombas con la pólvora? Veamos: con los productos de limpieza que tenemos en casa y con tornillos que venden en las ferreterías ya se puede fabricar un buen explosivo. Por no decir de la gasolina. Podemos comprar tranquilamente la que queramos y nadie nos va a decir nada. Pero, no es eso. Seguro que hay otra razón… pero no nos la dirán. ¿Y el precio de la pólvora? Sencillo; hay un auténtico monopolio que impone lo que le da la gana. ¿Mercado libre, dicen nuestros políticos? ¡¡¡Mentirosos!!!















jueves, 13 de julio de 2017

Pues sí, 35 años.

Tal día como ayer hace 35 años, un joven de 18 años fue a entrevistarse con un señor que se llama Pedro Sánchez Azorín.
Era el director de la SER en Villena. El motivo, ver la posibilidad de que ese muchachito se pudiera hacer cargo de la corresponsalía en Caudete.
Era yo, claro. Lo recuerdo perfectamente porque fue al día siguiente de la final del mundial de España en el que Italia venció a Alemania por 3-1 y en el que la selección hizo el mendrugo.
Qué barbaridad; 35 años en este mundo de la comunicación. Prácticamente, toda una vida. Como todos los principios, los míos también fueron muy difíciles. Para llegar a entrar en el despacho del Sr. Sánchez Azorín ocurrieron antes una serie de cosas. El “cómo” no lo voy a revelar porque daría risa. Pero sí que contaré que lo que en principio fue una “mediobroma”, significó la toma de un camino no previsto ni en mis mejores sueños, a pesar de mi pasión desde crío por escuchar la radio y buscar emisoras lejanas. No se si estaba destinado a otras cosas en el campo profesional y aquello fue una equivocación. Ni lo se ni lo sabré.
Han pasado muchísimas cosas que no voy a plasmar porque daría para un libro. Pero sí es verdad que tanto tiempo dedicado a lo mismo llega a agotar mentalmente. Pero seguiremos mientras podamos. Ha habido muchas cosas malas y también muchas buenas. Entre ellas, la cantidad de gente buena que he conocido. Pero a la primera persona que tengo que agradecer su confianza en mí es a Pedro Sánchez Azorín. Gracias por la oportunidad que me ha permitido llegar donde he llegado. Un abrazo, amigo.
La gente mala, (que la ha  habido y mucha) mejor ignorarla. Por que el mejor desprecio es el no aprecio.

sábado, 8 de julio de 2017

Moisés López, nuevo alcalde de Caudete

Ya tenemos nuevo alcalde en Caudete. Felicidades Sr. López. Si a Vd. le va bien le irá bien al pueblo. Hoy he podido  ver una reseña de la noticia en el diario La Tribuna y después en la tele la redifusión del Pleno Extraordinario. Las intervenciones de los demás grupos, muy respetables todas. Sí que ha sido una sorpresa el anuncio de que habrá un nuevo salón de plenos; evidentemente, el edificio del siglo XVIII no cumple la Ley de Accesibilidad y al pasar la composición de la Corporación de 13 a 17 concejales queda menos espacio para el público. Me surge una idea pero se la diré en privado cuando le vea. Entre otros motivos porque no quiero que se sepa lo que es. Los demás anuncios, bueno; ya se vera. Me agrada el plan de embellecimiento del casco antiguo o que no se siga deteriorando la plaza de toros. Hemos dejado perder mucho patrimonio y hay que frenar una ignominia contra nuestro pasado histórico. Estoy seguro de que es consciente de ello. 
Pero hay muchos pequeñas “cosicas” envejecidas o rotas en las que también hay que intervenir. Supongo que lo tendrá en su lista de tareas. 
Yo no voy a aconsejarle cómo actuar. No soy quien. Pero he visto mucho en política y sí le puedo sugerir que en este mundo hay que ser astuto, avispado, sagaz, perspicaz y, ciertamente, algo borde. (Por no utilizar una expresión más familiar). Sí, hoy la política funciona así y el que va de bueno apenas consigue nada o le toman el pelo. Se trata de hacerse valer; de que en Albacete y Toledo reconozcan nuestro peso, nuestra posición, nuestra identidad y nuestras particularidades. La misión va a ser dura; ya se lo adelanto. Así que, ánimo. 

jueves, 6 de julio de 2017

La noche de los cuchillos largos

No hay que confundir aquel acontecimiento con la “noche de los cristales rotos”, que fue la oprobiosa acción violenta emprendida por los nazis contra propiedades judías. En la noche de los cuchillos largos, fueron purgados aquellos afines al nazismo que que no estaban muy por la labor de la línea oficial del Führer. Una serie advertencia a quien se desviara de los preceptos que marcaba el III Reich. Carles Puigdemont ha hecho algo parecido. Como hace cualquier dictadorzuelo. Como hicieron Franco, Stalin o Castro. Auténticas limpias de quienes osaban toserles. Ellos no, claro; ellos de gala y con guantes blancos. Para el trabajo sucio ya estaban los subalternos. Pobre consejero de la Generalitat catalana; sólo por “dudar”. Seguramente, Puigdemont pensó en esa frase de Guillermo de Baskerville en “el nombre de la rosa”: “la duda, querido Atso, es enemiga de la fe”. Y pensó Carles que lo último que hay que perder es la fe en el “proceso”. Ya me lo dijo hace 30 años una amiga de Barcelona: “los de Gerona son de armas tomar”. Aunque esto de “limpiar” al que piensa diferente está mucho más presente de lo que nos pensamos.
Por otra parte, el estado autoritario y opresor del que habló Pep Guardiolín, es una vaca mansa al lado de lo que allí al, nordeste de España, quieren imponer. Por cierto, un estado opresor que sacó a la calle tanques, tanquetas y pelotones armados para disolver esa concentración de pervertidos(*) que hubo en Madrid con motivo del día de orgullo gay. Cómo se las gasta el Estado. Ay, duele mucho ver en qué han convertido un territorio en el que viví de niño y donde el trabajo, el esfuerzo, el ahorro, la puntualidad, la iniciativa, el carácter emprendedor, la seriedad, la nobleza eran algunas de las grandes virtudes de sus gentes. Lo han reducido todo a escombros.

(*)Es sarcasmo, claro.  

¿Cambio o climático o calentamiento global?

No paro de oír hablar de records de temperaturas máximas. Parece que hay una obsesión generalizada con el calor y los picos, lenguas y olas ...